Fistula Anal

Horario de Atención
  • Lunes – Jueves 08:00 – 20:00
    Viernes 08:00 – 20:00
    Sábado 08:00 – 18:00
Contacto
¡Realiza tu Consulta!

Fistula Anal

Una fístula anal es el término médico para un túnel infectado que se desarrolla entre la piel y la abertura muscular al final del tubo digestivo (ano). La mayoría de las fístulas anales son el resultado de una infección que comienza en la glándula anal.

Esta infección causa un absceso que drena espontáneamente o que debe drenarse quirúrgicamente a través de la piel cerca del ano. Luego, la fístula forma un túnel bajo la piel y se conecta con la glándula infectada. Generalmente, es necesario realizar una cirugía para tratar una fístula anal.

Procedimientos de fistula anal

A continuación, detallamos algunos de nuestros procedimientos:

Tratamientos

  • Ozono Rectal por Sesión
  • Drenaje de Absceso Simple
  • Colocación de Setón

Procedimientos Quirúrgicos

  • Cirugía Convencional Ambulatoria
  • Cirugía Convencional Láser Ambulatoria
  • Colocación de Tapón
  • Cirugía Convencional Complejas
  • Drenaje de Absceso Complicado
  • Cirugía de Complejas con Láser

Como prevenir la fistula anal

Prevenir las hemorroides es posible siguiendo algunos hábitos saludables que ayudan a reducir la presión y el esfuerzo en las venas anales y rectales

  • Fístula anal. En los adultos es común que se hagan fisuras a causa del estreñimiento o diarreas prolongadas. Es importante llevar una dieta equilibrada, rica en fibra, que asegure un adecuado tránsito intestinal, y evitar alimentos que puedan causar irritación.
  • En los bebés también es común la aparición de fisuras y abscesos perianales. Para prevenirlos es recomendable cambiar a menudo los pañales y limpiar adecuadamente.
  • Limpiar tras la defecación con materiales suaves o agua.
  • Evitar el sedentarismo; la actividad física fortalece el sistema inmune.
  • Emplear medidas profilácticas a la hora de mantener relaciones sexuales.

Una fístula anal es un túnel infectado que se desarrolla entre la piel y la abertura muscular al final del tubo digestivo (ano). Hay varios tipos de fístulas anales, que se clasifican según su relación con el músculo esfínter anal:

  • Fístula Intersfintérica: Pasa entre los esfínteres internos y externos.
  • Fístula Transfintérica: Cruza el esfínter externo.
  • Fístula Suprasfintérica: Pasa por encima del esfínter externo.
  • Fístula Extrasfintérica: Comienza más allá del esfínter externo y se extiende hacia el ano.

Los síntomas de una fístula anal pueden incluir dolor e hinchazón alrededor del ano, irritación de la piel, secreción de pus o sangre, y fiebre. También es común sentir malestar durante las evacuaciones intestinales o al estar sentado.

El tratamiento quirúrgico es generalmente necesario para curar una fístula anal. Las opciones quirúrgicas incluyen:

  • Fistulotomía: Se abre todo el trayecto de la fístula para permitir que sane desde adentro hacia afuera.
  • Colocación de Seton: Un hilo quirúrgico que se coloca en la fístula para ayudar a drenar el pus y reducir la infección antes de una cirugía definitiva.
    Advancement Flap: Un procedimiento en el que se cubre la abertura interna de la fístula con un colgajo de tejido sano.
  • Tapón de Fibrina: Un material biológico que se utiliza para rellenar y sellar la fístula.
  • Técnicas de LIFT (Ligación del Tracto Fistuloso Interesfintérico): Un método en el que se corta el tracto de la fístula y se cierra la abertura interna.